Eticas en los TalleresWe: Grandes retos de grandes datos

Home  »  Dosier de prensa   »   Eticas en los TalleresWe: Grandes retos de grandes datos

Los grandes retos de los grandes datos

27/06/2014 – El Correo de Andalucía

Taller we! Foto: Carlos Hernández

No es el nombre de una oferta de hamburguesas. Big Data –grandes [volúmenes de] datos– es lo que puede facilitarle la vida como ciudadano del siglo XXI o amargársela de forma dolorosa e incluso humillante. Son los grandes rastros de datos digitales que todos vamos dejando en nuestras consultas por internet, en nuestra interacción con las redes sociales, en el manejo de los teléfonos móviles, al ser grabados por las cámaras de tráfico o de vigilancia en las calles, al comprar con tarjetas de crédito…

Una edición de los talleres We!, organizado por el Centro de Estudios Andaluces en colaboración con el grupo Zemos 98 reunió el jueves 26 de junio en Sevilla a dos expertos enBig Data: el investigador cultural, comisario y periodista José Luis de Vicente (Zzzinc y Medialabprado); y la profesora de Seguridad, Tecnología y Sociedad en la Universidad de Barcelona Gemma Galdon (Eticas Research and Consulting SL). Participaron en el seminario Peligros y oportunidades en la sociedad de los datos.

«Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y específicamente las redes sociales, hacían obsoleta la idea de que los ciudadanos necesitaban o podían desear tener espacios de intimidad. Sin embargo, las revelaciones de Edward Snowden sobre el espionaje sistemático de las comunicaciones globales por parte de los estados –con la complicidad de empresas privadas–, o las filtraciones a través de WikiLeaks, han cambiado los términos del debate, y hoy la privacidad emerge cada vez más como un derecho irrenunciable a la vez que una apuesta comercial potencialmente rentable», propone la presentación de esta jornada.

«Aún somos poco conscientes del impacto cultural, social o económico de la emergencia de datos masivos, que pueden ayudar a tomar decisiones empresariales o a la investigación científica, pero que alteran nuestra intimidad y nuestra identidad. El rastro de datos que dejamos se puede emplear para optimizar el servicio de bicis de alquiler en las ciudades a través del acceso a miles de viajes, pero también nos exhibe, nos expone mucho más de lo que pensamos:un tuit puede causar un despido meses después de lanzarse. Y durante mucho tiempo no hemos reflexionado. Y los móviles, llenos de sensores, envían información sobre nosotros todo el tiempo que estamos despiertos, que lo tenemos conectado. Hemos aceptado unos servicios muy cómodos, con la sensación de que no tenían coste, pero en internet se dice que si no pagas por algo tú eres el producto que se vende», explicó antes de su participación en el taller De Vicente.

Por su parte, Galdon quiere «poner en cuarentena los discursos más triunfalistas» debido a los «riesgos» del Big Data. «Vivimos una adicción a los datos, porque creemos que generan más inteligencia y no siempre es así. Y las vulneraciones de la privacidad tienen consecuencias:si un banco tiene acceso a ellos te puede denegar un crédito, un empleador puede decidir no contratarte por lo que haces en tu tiempo libre».

Para la profesora universitaria «todo el mundo utiliza mal» este aluvión de datos en el que vivimos ya. «Las empresas se presentan como lo que no son: Google se ofrece como servicio de mensajería cuando en realidad ofrece los datos de los usuarios, Facebook se presenta como una red social cuando es una empresa de publicidad». Los ciudadanos nos manejamos con cierta incompetencia, como la muchacha que ocultaba su embarazo a sus padres pero que recibió reiterada publicidad destinada a las premamás «por los datos de compra de su tarjeta del supermercado», prosigue Galdon. Y por supuesto, la Administración pública también emplea mal la multitud de datos que recoge de los ciudadanos «sin las mínimas garantías». «Ahora estamos en democracia», prosigue la profesora antes de intervenir en el seminario del Centro de Estudios Andaluces, «pero no hay garantías de que la extrema derecha no acabe llegando a los gobiernos de Europa y obtengan listas de todos los judíos o gitanos de su país».

Además:

La revista digital El med.io es otra de las ventanas informativas al volátil Oriente Medio, muy útil para quien quiere profundizar algo más que los escasos segundos que los informativos de TV dedican al área geográfica más disputada desde los albores de la Historia.

El blog  Paper papers  de los periodistas Gonzalo Peltzer, de Buenos Aires, y Toni Piqué (Barcelona) selecciona estos días portadas de periódico relacionadas con el mundial de fútbol. Desde obras de arte a cúmulos de tópicos. No hay que perderse cómo ve el mundo el mundial.

La agencia de noticias digital Historias de Luz se hace eco de la nueva conexión entre los dos mayores Estados ibéricos: la tirolina que une Sanlúcar de Guadiana (Huelva) y Alcoutim, ya en el Algarve luso. Una emocionante manera de cruzar fronteras –y el Guadiana, no precisamente escaso de caudal tan cerca de su desembocadura–. Entre las dos localidades no hay puente y si quiere pasar de un país a otro sin practicar deportes de riesgo un transbordador une las dos orillas del cauce.

«Cuando eres político, sólo lees a los periodistas políticos, vives en una burbuja, a pesar de que cada vez menos gente lee ese tipo de periodismo. Como político, en lugar de gobernar, vives obsesionado con historias que no son importantes, que dentro de un año nadie recordará». Con esta cita aborda la revista digital de ciencias socialesPolitikon un análisis titulado El fracaso del periodismo político español. Para la revista, el periodismo político patrio es «excesivo en su cobertura y errado en su enfoque» y contribuye a la «ignorancia colectiva» con su «mediocridad».

La revista digital especializada Media-tics recoge un informe del Instituto Reuters en la Universidad de Oxford en el que se analizan los muros de pago de diversos diarios en internet que ofrecen noticias no gratuitas. El número de usuarios de estos muros de pago sigue igual que en 2012:uno de cada diez. Y prefieren suscribirse a publicaciones completas antes que pagar por un contenido concreto. Los muros de pago sólo atraen a los lectores leales, al principio. Pasados unos meses no consiguen enganchar a nadie.

Posted on
Categories : Categories Dosier de prensa