Independientemente de las tal vez exageradas expectativas que rodean actualmente el concepto de “Big Data”, parece claro que la toma de decisiones basada en datos se convertirá muy pronto en una característica central de la vida económica y social. Los desarrollos tecnológicos en curso continúan modelando la forma en la que se generan, se recopilan, se almacenan, se comparten, se distribuyen y se analizan estos datos por las diferentes organizaciones. A medida que aumenta el volumen y la variedad de los datos disponibles y mejoran los algoritmos que permiten analizarlos, mejorará nuestra capacidad para obtener más conocimientos a partir de ellos.

Este nuevo enfoque relativo a la toma de decisiones tendrá sin duda impactos positivos, pero también negativos. Los usos innovadores de datos pueden aportar beneficios para las empresas, los individuos y la sociedad en su conjunto. Al mismo tiempo, sin embargo, el aumento del uso de los datos en toda la sociedad puede introducir nuevos riesgos, incluyendo, entre otros, los riesgos para la privacidad de los datos personales. Eticas dispone de la capacidad necesaria para ayudar a las organizaciones a entender cómo aprovechar al máximo los beneficios de gestionar grandes volúmenes de datos, reduciendo al mínimo los riesgos asociados.