Las tecnologías que tienen como objeto proteger o mejorar la privacidad (PETs) proporcionan un medio tecnológico a los usuarios que les permite protegerse de diferentes formas de vigilancia. Estas tecnologías pueden ayudar a las personas a incrementar el control sobre su información personal, a reducir al mínimo la exposición innecesaria de datos, a hacer que el procesamiento de los datos personales sea más transparente, y a preservar el anonimato en sus comunicaciones sensibles. Si bien algunas de estas tecnologías para la privacidad han logrado éxitos limitados, el verdadero reto es conseguir incorporarlas en nuestras modernas infraestructuras y expandir su adopción, a fin de que sus beneficios pueden ser disfrutados por todos. En Eticas creemos que su implantación y su uso diario por parte de la sociedad es un objetivo importante, y por tanto aportamos nuestra experiencia en proyectos de tecnología de la privacidad que contribuyan a hacerlo realidad.